Técnica de prototipado #6: Puerta falsa – O “Pizza de Pato Pekín alla Salsa Hoisín”

Técnica de prototipado #6: Puerta falsa – O “Pizza de Pato Pekín alla Salsa Hoisín”

Este artículo forma parte de “The Protoplay Handbook – A Step-by-step Guide to Quickly Finding your Value Proposition”, que se publicará en otoño de 2016. Para recibir noticias sobre la publicación, ¡visita handbook.weprotoplay.com!

La puerta falsa, o “smoke test”, es una de las técnicas de prototipado más utilizadas debido a su simplicidad y solidez. En síntesis, consiste en “simularlo antes de hacerlo”, o dicho de otra forma, promocionar un producto o servicio antes de crearlo para evaluar su interés.

pizza

Parece exquisita, ¿no?

Pongamos un ejemplo sencillo de esta técnica. Imagina que eres el propietario de una pizzería que quiere arriesgar en su menú, ofreciendo una pizza de estilo asiático “Pizza de Pato Pekín con salsa a la hoisin”.

El error clásico sería empezar a experimentar con la receta, comprar los ingredientes esenciales y darlo a probar al cliente, incluso contratando los servicios de un chef determinado por un o dos días.

Por supuesto, en un restaurante el coste y el tiempo de introducir un plato nuevo no es un desastre financiero. Pero traslada esta idea a una gran corporación que trabaja en un nuevo producto, cuando los días se convierten en meses, las “sesiones de cocina” en reuniones interminables y los chefs ayudantes en consultores externos stajanovistas.

Todo ello para descubrir, el día del lanzamiento, que tus clientes no corresponden al perfil experimentador, que prefieren la típica pizza con pepperoni y rehúsan tus incursiones asiáticas.

¿Cómo podemos evitar un error tan caro? La forma más rápida es empezar escribiendo en el menú “Pizza de pato en salsa hoisin à la Beijing”. Si ningún cliente la pide o se interesa por ella, ya es un aprendizaje. Si los clientes empiezan a pedirla, tu mejor respuesta es “lo siento, se nos han acabado por hoy, pero si viene mañana volveremos a tener”. Y mejor que vayas llamando a tu proveedor de salsa hoisin, ¡porque parece que hay negocio!

Esta técnica es habitual en startups de hardware que lanzan campañas de crowdfunding. Kickstarter, Indiegogo y similares no son realmente–como se suele pensar–plataformas para obtener financiación. El dinero recogido a través de ellas de ninguna manera cubre los costes fijos del desarrollo y certificación de un producto. Las plataformas sirven, más bien, para evaluar el interés de un producto potencial para luego convencer a inversores de capital riesgo para invertir en la idea. Que 1.000 personas muestren interés en respaldar tu campaña, a cambio de la promesa de recibir una versión inicial del producto, es una muy buena señal de que existe un mercado para tu producto.

No se trata, en absoluto, de una técnica nueva. Bill Gates ya la utilizó para vender, a IBM, la licencia del antiguo sistema operativo DOS. Aunque existe alguna controversia en los detalles, parece que Microsoft no era en ese momento el propietario real del sistema operativo. Lo vendió a IBM, tras evaluar el interés de ésta, y al darse cuenta de que IBM no estaba interesada en su lenguaje de programación. Según se sabe, no fue hasta más tarde que Gates compró el desarrollo de un sistema operativo a Seattle Computer Products.

¿Esta técnica del prototipado es para ti?: Es muy probable que esta técnica te proporcione información valiosa, sea cual sea la idea o proyecto que necesites validar. ¿Quieres publicar un nuevo libro? Crea una página web con el título y una breve descripción y recoge emails para validar el interés, como hacemos nosotros mismos aquí: handbook.weprotoplay.com ¿Quieres averiguar el interés que tendrá una camiseta que quieres vender? Haz como Amanda Palmer, crea un logo, pónlo en una camiseta con Photoshop y véndelo por internet. Esencialmente, se trata de que encuentres a tus usuarios antes de esperar a tener el tiempo y los recursos para llevar a cabo tu proyecto. De esta forma, nunca estarás muy alejado de lo que el mercado realmente desea.

No Comments

Post a Comment